Cómo detectar el acoso escolar

Una vuelta al cole más fácil es posible.

Uno de los problemas más serios a los que nos enfrentamos en la vuelta al cole es el acoso escolar. Los padres cada vez más temerosos de que sus hijos puedan sufrir abusos por parte de sus compañeros les lleva, en ocasiones, a confundir determinados comportamientos que pueden entrar dentro de lo habitual del mundo infantil con problemas tan serios como el acoso escolar. En ocasiones es justo al revés, los padres minimizan las agresiones pensando que es un tema de niños cuando en realidad se necesita poner medidas serias para el sufrimiento del niño

Pero realmente ¿hay motivos para preocuparse? La respuesta es que sí. En 2015 los casos de acoso escolar aumentaron en España un 75% según un estudio de la Fundación Mutua Madrileña y Fundación ANAR.

Acoso escolar

El acoso escolar es cualquier forma de maltrato tanto físico como psicológico mantenido en el tiempo entre alumnos. Hay una tendencia a pensar que el acoso son únicamente peleas o agresiones físicas pero el aislar a un escolar, ponerle motes despectivos, ignorarlo deliberadamente o insultarlo también se considera acoso escolar. Suele ser un comportamiento que va creciendo por parte del agresor, empezando por insultos, intimidaciones hasta llegar a las primeras agresiones.

La detección a tiempo por parte de los padres, profesores u otros alumnos de que se está acosando a un escolar es fundamental para minimizar los daños en la víctima y el agresor y encontrar soluciones.

Signos para detectar el acoso escolar

  • Cambios de comportamiento:Éste, aunque evidente, quizá sea el más difícil de ver debido a los comportamientos inestables de los adolescentes. El escolar que sufre acoso puede mostrarse nervioso ante la idea de ir al colegio, sumirse en estados de apatía cuando vuelve a casa que mejoran los fines de semana.
  • Insomnio: Otro signo evidente es la dificultad que encuentra el alumno para conciliar el sueño y cuando lo consigue suelen tener pesadillas. Este síntoma al igual que el anterior mejora en época vacacional.
  • Falta de apetito:Un cambio radical en sus hábitos alimenticios también puede ser señal de que algo ocurre. Es habitual en estudiantes que sufren acoso que dejen de comer súbitamente y que pongan excusas para que nadie se alerte por esta falta de apetito.
  • Pérdida de material escolar, ropa etc.:Otro hecho que no se debe dejar pasar es si el niño llega normalmente a casa con ropa rota, sin todo el material escolar, con las gafas rotas. Los accidentes ocurren, sí…pero no todos los días. El niño intentará explicar que se ha caído o se ha tropezado pero hay que estar ojo avizor si es algo que se convierte en habitual.
  • Pide más dinero. Como consecuencia del punto anterior, algunos escolares piden dinero a sus padres bien para comprar la mochila que les acaban de romper en el colegio y que no se note nada en cada o bien porque son sometidos a chantajes por parte de los agresores.
  • Problema gastrointestinales. Cualquier persona sometida a estrés tiene problemas gastrointestinales. Las víctimas de acoso también, normalmente cuando se acerca la hora de ir al colegio o de hacer alguna actividad relacionada con sus compañeros.
  • Ansiedad. Cualquiera de los puntos anteriores se puede resumir en un cuadro de ansiedad que si no se ataja a tiempo irá siempre en aumento.

Un comentario sobre “Cómo detectar el acoso escolar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *