Disciplina positiva: que es y como implementarla

Qué es la disciplina positiva y en qué consiste

La disciplina positiva es una metodología basada en el psiquiatra infantil Adler que junto con Dreikurs idearon unos principios para educar. Este modelo educativo intenta entender cómo se comportan los niños y de qué forma tenemos que responder ante diferentes actitudes para guiarles en su aprendizaje de forma positiva y afectiva.

Está basada en la comunicación, el entendimiento, la empatía y el amor. La disciplina positiva ofrece herramientas a los padres para entender el comportamiento de sus hijos y reducirlo cuándo no es adecuado desde el respeto y evitando los enfrentamientos. Se trata de elaborar una relación padre-hijo de colaboración y respeto mutuo con el fin de facilitar las competencias básicas de la vida a nuestros hijos.

Jane Nelsen y la disciplina positiva

Jane Nelsen fue quién desarrolló y esquematizó los principios y criterios de la educación positiva. Elaboró 5 criterios para llevar a cabo una disciplina positiva y conseguir educar con firmeza y asertividad, sin desvincularnos de la relación afectiva entre un padre y un hijo.

Los 5 criterios de Jane Nelsen

Firme y amable: ambas al mismo tiempo y basada en el respeto

Sentimiento de conexión y pertenencia

Efectiva a largo plazo: quizá no notemos cambios de un día para otro, pero a largo plazo este método de aprendizaje es mucho más profundo que los castigos, por lo que será más permanente.

Enseñanza de habilidades vitales y sociales: el respeto, la cooperación, la autodisciplina, la empatía…

Uso del poder de forma constructiva: enseña a los niños como ellos mismo son capaces de influir en su vida y de hacerlo de forma constructiva.

 

Los niños aprenden por dos vías básicas (entre otras):

Por imitación Por ensayo y error
Los padres somos el modelo a seguir, aunque también pueden serlo los profesores, familiares y otros personas. Imitan nuestras actitudes, nuestros comportamientos. Es por ello que si queremos que ellos no tengan determinado comportamiento, nosotros tampoco. Los niños están constantemente equivocándose y eso les sirve a cómo no hacerlo la próxima vez. Equivocarse es aprender, por lo que ante un error debemos quitar el sentimiento de culpa o vergüenza y tomarlo como algo positivo para saber qué no debemos hacer en el futuro.

 

Los niños están constantemente equivocándose y eso les sirve a cómo no hacerlo la próxima vez. Equivocarse es aprender, por lo que ante un error debemos quitar el sentimiento de culpa o vergüenza y tomarlo como algo positivo para saber qué no debemos hacer en el futuro.

Ahora que sabemos los principios básicos de la disciplina positiva y la forma en que los niños aprenden, vamos a llevar a cabo esta metodología de educación. Para ello os vamos a facilitar una serie de herramientas que podéis poner en práctica día tras días en la educación de los hijos.

Herramientas para llevar a cabo una educación positiva

  • Motivar y alabar: cuándo aprende de algo que ha hecho mal o tiene un buen comportamiento.
  • Preguntar
  • Realizar reuniones familiares
  • Dar las gracias
  • Actuar más y hablar menos
  • Valorar los sentimientos
  • Dejar que los niños se equivoquen: que experimenten las consecuencias de sus decisiones
  • Usar las 4 erres de los errores: reconocer, responsabilizarse, reconciliarse y resolver.

Estas son algunas de las herramientas sin embargo hay muchísimas más. La base de todo es el autorespeto y la valoración de los unos a los otros. Respetar y valorar las necesidades y opiniones tanto de los padres como de los hijos. Partiendo de la valoración y el aprecio por la otra persona, aunque sea un niño de 3 años, saldrá de nosotros mismos el motivarle cuándo está haciendo algo bien, en preguntarle cuando se ha enfadado o está triste y el dar las gracias. Al fin y al cabo, todas estas herramientas nos sirven para darnos cuenta de lo importante que es el entendimiento. Para el aprendizaje es imprescindible entender y para entender, es más fácil hacerlo con personas que tienen una conexión fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *