Flipped classroom: la clase invertida

¿Y si le damos la vuelta al aula?

El término flipped classroom significa “aula al revés. Últimamente hemos podido escucharlo dentro del sector educativo como algo novedoso y beneficioso para el aprendizaje, aunque es probable que no tengamos claro de qué se trata realmente el flipped classroom.

¿Qué es el flipped classroom?

Consiste en cambiar el hábito de trabajo de los alumnos: el tiempo en el aula se empleará para realizar actividades que ayuden con el proceso de aprendizaje y requieran participación y colaboración con otros alumnos y en casa, actividades instructivas que requieran habilidades del orden inferior. En clase se trabajara el análisis, la evaluación y la creación del alumno, herramientas más difíciles de adquirir pero que son esenciales para el proceso de aprendizaje. En casa, se dejarán actividades que normalmente se hacen en el aula tradicional, como es la lectura de textos o resolución de problemas.

¿Cuáles son los objetivos del aprendizaje?

En el año 56, el psicólogo Benjamín Bloom publicó su famosa Taxonomía de loas Objetivos de Educación o Taxonomía de Bloom. Los niveles de aprendizaje según este psicólogo se dividen en tres áreas: afectiva, cognitiva y psicomotora. Dentro del dominio coginitivo tenemos seis niveles, que van desde lo más simple a lo más complejo:

Recordar

Entender

Aplicar

Analizar

Evaluar

Crear

El Aula invertida lo que haría es dejar los 3 primeros niveles para trabajar en casa “Recordar” “Entender” y “Aplicar”; y los 3 niveles más complejos y abstractos para dedicar todos los esfuerzos en clase, que serían “Analizar” “Evaluar” y “Crear”.

¿Qué ventajas tiene el aula invertida o flipped classroom?

Este modelo de enseñanza que se sale de lo convencional tiene unas ventajas que el modelo tradicional es incapaz de ofrecer. Os enumeramos brevemente algunas de ellas.

  • Los alumnos se implican en su propio aprendizaje: se les incita a participar, trabajar, dudar y colaborar en equipo. No están limitados a escuchar simplemente de forma pasiva lo que dice el profesor.
  • Más tiempo para resolver dudas: Se dedica más tiempo a realizar debates tanto de manera individual o colaborativa. Se revisan trabajos echos en casa para poder presentar cualquier duda que tenga el alumno.
  • Aprendizaje más profundo y significativo: El profesor dedicará más tiempo al análisis de conceptos y temas, evaluaciones y creaciones del propio alumno tal y como hemos explicado en el apartado anterior. El aprendizaje a través de estos medios es mucho más significativo.
  • Se fomenta tanto el trabajo individual como el colaborativo: El trabajo en grupo le ayudará a planificarse, organizarse, intercambiar opiniones y tener sentimiento de equipo.
  • Permite a los profesores conocer mejor a los alumnos: Gracias al uso de plataformas online y otras TICs, el profesor podrá tener mayor control sobre el trabajo realizado en casa de cada uno de los alumnos y exponer posteriormente en clase aquellas dudas o ejercicios que les ha llevado más trabajo, etc.

¿Cómo hacer una flipped classroom?

Os dejamos un ejemplo de ficha realizada por Raul Santiago Campion para programar una clase de aula invertida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *