Vuelta al colegio para nostálgicos 

Vuelta al colegio

Así era la vuelta al colegio en los 90

15 de Septiembre de 1991. 8:45 hrs. Los nervios ya empezaban a aparecer mientras te acababas el colacao con galletas  María y te preparabas para enfrentarte a la vuelta al cole. Bajabas a toda pastilla las escaleras porque te esperaba tu mejor amigo con su chándal de tactel morado para caminar juntos los escasos 200 metros que había entre tu casa y el cole. Una vez allí empezaba un sinfín de anécdotas veraniegas y el olor a libros recién forrados inundaba cada pasillo. La preparación del material escolar consistía en echar en la mochila los libros de mates y lengua, los cuadernos Rubio y la GameBoy para el recreo. Estabas en mitad de la vorágine de la vuelta al cole noventera.

No había internet, no había mochilas con ruedas ni playeras último modelo. Era todo más sencillo con la comba, la carpeta llena de pegatinas de la SúperPop y la goma Milán en vez del ctr +Z. El patio del colegio era una pista de alquitrán con las rayas de la cancha de baloncesto pintadas en el suelo y con bloques de cemento haciendo de contrapesos en cada canasta. ¡Todo muy seguro!

Nuestros veranos de los 90 se nos antojaban eternos antes de volver al colegio, también quizá por aquella manía de los padres de esperar 2 horas antes de bañarte cuando habías comido. Las tardes se te hacían eternas y como consecuencia el verano. Pero Chanquete moría y septiembre llegaba.

Material noventero indispensable:

Vuelta al colegio para nostalgicos 

  • Mochila: Lejos de los problemas actuales de cambiar cada año de mochila para llevar al Bob Esponja de turno al inicio escolar, en los 90 heredábamos la mochila de nuestros hermanos, primos o vecinos y si tenías suerte no la habían escrito el nombre de toda su pandilla a boli. Cosida y descolorida, la mochila estaba siempre cargada de lo necesario para pasar un día en el cole.
  • Pinturas plastidecor, plastilina, lápiz y goma:  La artillería pesada. En los 90 no te dejaban usar el boli hasta que tu caligrafía no era excelente por lo que el lápiz se convertía en tu arma y la goma Milán en tu mejor aliado. Nada de portaminas ni gomas con formas de dibujos animados, los lápices amarillos y negros los usabas hasta que apenas podías cogerlos con las manos. Las plastidecor daban color a tus creaciones, eso sí, si apretabas mucho para conseguir colores más fuertes se iban quedando trozos de las pinturas por todo el dibujo. ¡Y la plastilina! Cuantas especies sin catalogar habremos creados mezclando plastilinas de todos los colores.Tecnología punta.
  • Estuche automático: Como llegados de la NASA recibimos los primeros estuches automáticos, que tenían varios botones de diferentes colores y que según el que pulsaras te salía el sacapuntas, el cajoncito de la goma de borrar o saltaban con un resorte las pinturas. La Siri de la generación EGB.
  • GameBoy: No había vuelta al cole digna sin GameBoy, ni GameBoy sin vuelta al cole. Después del verano aparcabas la bici BX California y enfundabas el Tetris para echar interminables partidas en el recreo con tus compis. Cuando te querías dar cuenta, el timbre sonaba y ni siquiera te había dado tiempo a abrir el paquete de papel de aluminio con las galletas rellenas de chocolate.
  • Cuadernos y libros. Al igual que pasaba con la mochila, los libros pasaban de año en año y de mano en mano, según lo cuidadoso que hubiese sido su dueño anterior, podías tener una joya entre tus manos, bien forrada, sin las esquinas dobladas y sin pintar….pero eso….nunca ocurría. Los cuadernos cudriculados y con los márgenes a la izquierda hacía casi imposible no escribir recto pero de la misma manera era casi imposible no dibujar figuras arabescas entrelazando los cuadritos.
  • Cromos,chapas. La vida social era intensa, no quedabas para jugar a la wii o para ver Dora la Exploradora. No había pantallas de por medio, tan sólo estaba la calle, tus amigos y el intercambio de cromos, las carreras de chapas o los interminables partidos de fútbol con reglas más que dudosas.

¡La vuelta al cole en los 90 estaba llena de tantos tópicos pero también de muy buenos recuerdos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *